Puerta del Dragón

Fruta prohibida

El día 30 de septiembre del año 1888 es para Nietzsche el último día del Cristianismo y el primero de una Nueva Era:

. . . . . . . . ……….. . . . . . . . . .. . . . . . . ……….. . . . . . . . . .

Nietzsche escribió:
LEY CONTRA EL CRISTIANISMO
Dada en el día de la salvación, en el día primero del año uno (el 30 de septiembre de 1888 de la falsa cronología)
Guerra A Muerte Contra El Vicio: El Vicio Es El Cristianismo.


. . . . . . . ……….. . . . . . . . . . .. . . . . . . . . ……….. . . . . . . .

¿Qué acaba con esta proclama?
El objetivo es realizar una impugnación del monoteísmo que permita abrir camino hacia un nuevo orden ético político despojado de toda alusión a una trascendencia.

Catorce siglos antes de la era cristiana, Akenatón, instaura el Monoteísmo:
______

Onfray define tres tareas para la ateología. La primera es la deconstrucción de los tres monoteísmos:
______

Jesús es más un personaje conceptual -una construcción que condensa la histeria y la aspiración mesiánica de la época- que un hombre real, y su papel en la historia sólo se torna significativo “cuando se convierte en el rehén de Pablo”.

______

¿Pruebas para no-salir del Laberinto?
Pablo —que fue el fundador, el organizador y el primer gestor de la multinacional eclesiástica (o sea: el hombre que proyectó la figura y la doctrina de Jesús mucho más allá de las fronteras de Israel)— tenía ante sí, en el ámbito del Mediterráneo y de sus regiones aledañas, una situación religiosa que se caracterizaba por la feroz competencia existente entre los distintos credos. Los cultos mistéricos—y sobre todo, entre ellos, el de la diosa Isis— brindaban a sus seguidores la certeza de la inmortalidad del alma, lo que constituía una novedad absoluta respecto a la oferta de las religiones anteriores. Consecuencia impepinable: había que llegar más lejos —Pablo lo comprendió en seguida—si se aspiraba a arrebatar, como en efecto sucedió, parte de esa clientela (si no toda) a los hierofantes de los misterios paganos.

Y para ello, en principio, sólo existía una fórmula: prometer a los posibles catecúmenos no sólo la inmortalidad del alma, sino también la del cuerpo.

Así, como una ramplona cuestión de marketing, pudo surgir la idea de lo que andando el tiempo se convertiría en dogma simultáneo de la resurrección carnal de Cristo y de todos los mortales.

Onfray escribió:
Por ello es justamente Pablo quien, como mentor de la máquina religiosa cristiana, se hace acreedor de los más duros ataques por parte de Onfray. Así, el filósofo afirma que “incapaz de poder llevar una vida sexual digna de ese nombre, Pablo decreta nula y sin valor cualquier forma de sexualidad para él, sin duda, pero también para todos […] El odio a sí mismo se transformó en un inmenso odio al mundo y a todo lo que constituía su interés: la vida, el amor, el deseo, el placer, las sensaciones, el cuerpo, la carne, la alegría, la libertad, la independencia y la autonomía”.

Sustancioso juego y jugo el que da el tema del fruto prohibido el cual se ha exprimido elocuente y brillantemente. Juan_Peregrino escribió…:

El jardín del Edén es el ser humano y en él habitan el hombre, Adán, y la mujer, Eva. El hombre y la mujer representan el cerebro, el hemisferio izquierdo y derecho respectivamente, la razón y el sentimiento, la lógica y la intuición. En el centro del jardín están el árbol de la vida y el árbol de la ciencia del bien y del mal.

El árbol de la vida simboliza la inmortalidad y sería en el cuerpo humano la columna vertebral que daría vida a todos los demás árboles del jardín: las partes sensoriales del cuerpo. De todos los frutos de los árboles del jardín estaba permitido comer, pero del árbol de la ciencia del bien y del mal, o sea, del sexo no estaba permitido. En la espina dorsal está enrollada la serpiente -kundalini- es decir, la energía sexual que es el más sutil y astuto de los animales del campo; el más costoso de vencer, en el que más fácil se cae bajo su influjo de entre todos los impulsos del cuerpo. Así Eva, la emoción, fue seducida por la serpiente…

______
LILITH DE MICHELANGELO

Por lo dicho, el árbol de la ciencia del bien y del mal son los órganos sexuales, su fruto abre los ojos al mundo fenoménico. Cuando se prueba el fruto de este árbol se veta el del árbol de la vida, y cuando éste (se supone) se podía probar, el otro, el sexo, estaba prohibido.

0.124 Dios nos cría y somos legión

Venía de aquí…

.

29 de septiembre

 en la Sala Caracol (Madrid)

.

Mañana es fin de año. Si las cuentas no me fallan, acaba el año 123 del otro calendario, el calendario del anticristo contra el vicio. El del 30 de septiembre de 1888.

Hoy, esta noche, en la Sala Caracol: abróchense sus cinturones, como reza la vieja canción ¡keep on rocking in the free world! El Fénix de Radio 3 con Jose Manuel Sánchez, en su cuarta temporada, alza el vuelo de nuevo ¡renaciendo de sus cenizas! No lo olvides, a partir de ahora todos los sábados a las 22:00 cita con el metal en: EL VUELO DEL FÉNIX.

¡Fuerza y honor!

.

p.d.: ¿Pasa el tiempo en balde? ¿recuerdan el retrato de Dorian Gray? ¿Cómo tenéis los rostros? Esperando al porvenir, y el porvenir nunca llega. Échate unos tanguitos Estrella que a tu padre le estoy oyendo cantar desde el infierno… ¡qué barrigón!

.

El retrato de Dorian Gray es una novelita de Oscar Wilde.

.

30 de septiembre

desde unas colinas (Iberia)
.

Vengo por la vereda con la mochila a cuestas y la guitarra en ristre, tarareando canciones hippies. Soy un aprendiz de aedo. Por un lado aprendo canciones que narran las gestas de mis héroes y por el otro las recito con su cadencia y su compás.

Hoy te escribo explicándote cómo hago el descenso de la montaña. Como Zaratustra. Estuve cinco días con mis miasmas y mis animales de poder en las altas cumbres y hoy ha sido el día de retorno. Ecce homo.

Arribo a la finca y suena el teléfono. «¡Ya ha parido…! vaya, está pariendo. Van cuatro…» No le doy tiempo a más, «¡Bajo!» y le cuelgo.

Cuando entro en su casa le veo arrodillado junto a ella. Y… allí están sus cuatro cachorritos. Nos saludamos y me narra los preliminares al parto, alabando siempre el instinto de ella. Quizás pensó que él tendría un papel más decisivo en el evento, que ella, madre de padres desconocidos, necesitaría de su intervención en la figura de hombre. A lo mejor se sentía un poquito ahogado en un vaso de agua… y la sensación de alivio a medida que ella solita lidia con la situación le regala unas endorfinas muy jugosas…

«¡Mira!» exclama. Se anuncia un quinto cachorro. Y los dos miramos. ¡Qué manjar de placenta y fluidos! Ella lame, lame, lame. Late.

«Los cachorros se pasan un rato merodeando la bulba antes de alejarse definitivamente…» le digo muy impresionado… «Bueno, ¿y tú qué tal por allí arriba?» me pregunta mientras nos relajamos y abrimos dos cervezas negras… «¿Sabes?» le recuerdo «¡esta noche es Nochevieja!».

Y, sentados en la esquina de la mesa, junto a la caseta de la perra, platicamos de lo humano, lo divino, pero también, acompañando el parto, de lo animal.

«¿Sabes?» cojo aire,  en esta velada de tránsito, de celebración, despidiéndome y saludándome simultáneamente, porque un yo que fue el año pasado se desvanece y un yo que va a ser este año nuevo aparece acrisolándose en potencia y un tercer yo que velando discurre entre ellos se abraza y agradece con aquél y se abraza y da la bienvenida con éste… «Humano es homo, divino teo y animal pan. Claro está que a estas alturas, y, decíamos ayer…, lo psico o inteligente es noos. Los prefijos son el salvoconducto que demarca la esquizofrenia, ¿no?, esos prefijos son los que permiten habitar realidades distintas simultáneamente y en términos de cordura, ¿verdad?».

Sequitur, una reflexión que empieza: «imaginar el año es imaginar a un cierto dios bicéfalo y bisexual o, mejor: andrógino, llamado Abraxas (entre otros nombres). Una secuencia de trescientas sesenta y cinco casillas que son un giro del planeta alrededor del sol.» Esta información es eso, un dato. No se trata de esoterismo aunque sí del exótero de un cierto paradigma urbano muy poco simbiótico ya con los ecosistemas naturales. Correcto: «igual que un año puede verse como cuatro partes de un trimestre, o dos partes de un semestre, o doce de un mes… Abraxas puede verse como uno (átomo; dios; bit; Único Sabor; blanco; &c.), como dos (esperma/óvulo; Thanatos/Eros; Shiva/Shakti; lingam/yoni; Atman/Brahma; &c.), como tres (madre/hija/espírita santa; shiva/vishnú/Brahma; padre/madre/hijo/a; &c.) o como el resto de las cosas (la redes crísticas, virtuales, sociales, políticas, económicas, humanas, los enclaves, los biotopos y los topos,  los cúmulos y los hipercúmulos; idem hacia dentro: las constelaciones familiares, las memorias individuales y colectivas, los arquetipos de carácter entocéntrico y los de carácter metropolitano y cultural, los inconscientes emergidos y los subterráneos y los sutiles, &c.)

Siempre es lo mismo: un Abraxas por cada vuelta de la Tierra al Sol. Pulso, ida y vuelta, de un péndulo colgando en el interior de un reloj sito, podría decirse, en la plaza de la vila de la Aldea Global, una plaza que tiene en el centro al sol y como edificio principal la estrella de Sirio. Al fondo, a lo lejos, una gran avenida se abre y se extiende hasta Aldebarán… Esta noche mi Abraxas del 123 desaparece, y el del 124 adviene… Un espacio y un tiempo de vida, muerte. Y, con detalles e ilusión, de amores.

«¡Llega un sexto cachorrito!», al igual que el resto de sus hermanos, nace sano y salvo.  ¡Qué lengua y cómo traga la mama! Nos arrodillamos cerquita de la perra y seguimos hablando, reflexionando  o imaginando. En susurros para no molestarla.

«Yo imagino esta Nochevieja como la milagrosa regeneración de un año que se ha quedado sin realidad, gastado por haber transcurrido ya hasta su fin, cobrando vida nuevamente al pasar por un ojal de luna que le cambia el dígito y lo hace nuevo: ¡feliz 124!». Brindamos.

.

cobrando vida nuevamente al pasar por un ojal de luna que le cambia el dígito y lo hace nuevo: ¡feliz 124!

Seguía por aquí… pero ahora ya  únicamente hay ACCESO SINDICADO:

https://twitter.com/f_a_r_o_/status/767323970504912897

calendario gregoriano

Un calendario lunar es la forma de calcular los años no según los ciclos del sol (calendario solar, como el calendario occidental) sino según los de la luna. En el calendario lunar, cada lunación corresponde a un “mes lunar”; es decir, a cada período comprendido entre dos momentos en que la luna se halla exactamente en la misma fase (sea esta creciente o menguante) se le llama “mes lunar”. Cada mes lunar corresponde a 29.53… días solares.

El “mes lunar” siempre fue utilizado por los seres humanos para calcular ciertas regularidades en la Naturaleza, como el ciclo sexual de las mujeres o las mareas. El comienzo del mes lunar es un punto arbitrario que varía según la cultura; así, por ejemplo, el calendario chino considera a la luna nueva (es decir, al primer día en que la luna no se ve en el cielo) como el comienzo del mes, mientras que otros calendarios lunares y lunisolares toman como primer día del mes a la primera luna creciente.

La mayoría de las culturas tuvieron y tienen un calendario lunisolar; es decir, calendarios que no solo tienen en cuenta los ciclos de la luna, sino también los del sol, que determinan las estaciones. Como suele haber doce meses lunares por cada año solar, a la repetición de doce lunas se la llamó año lunar. Ahora bien, como los años lunares no coinciden con los años solares, cada tanto hay un año solar con trece lunas; los calendarios lunisolares, a pesar de guiarse según los meses de la luna, añaden cuando corresponde un mes al año, que se intercala, para que el comienzo del nuevo año solar tenga doce lunar. El calendario judío, el chino y el hindú son lunisolares. En la cultura occidental cristiana, si bien el calendario es solar para la mayoría de los efectos prácticos, ciertas fechas (como la pascua) se fijan según un calendario lunisolar.

Los calendarios estrictamente lunares son los que consideran un año por cada doce meses lunares, como el calendario musulmán o el inca.

El calendario egipcio surge a principios del tercer milenio antes de Cristo y es el primer calendario solar conocido de la Historia. Estaba en pleno uso en tiempos de Shepseskaf, el faraón de la dinastía IV. En los Textos de las Pirámides ya se menciona la existencia de los días epagómenos. El papiro Rhind es el primer texto egipcio que menciona los 365 días del año.

Los egipcios fueron los primeros de todos los hombres que descubrieron el año, y decían que esto lo hallaron a partir de los astros.

Calendario romano

Según la tradición romana, el origen mítico del antiguo sistema para dividir el tiempo se debió al primero de los reyes, Rómulo. Se utilizó en la Antigua Roma hasta el 46 a. C. con la implementación del calendario juliano

Se acordó usar un calendario común de 304 días distribuidos en 10 meses (6 meses de 30 días y 4 de 31 días). Pero éste tenía desfases de tiempo y los pontífices paganos lo reajustaban anualmente en el último mes. Los reajustes se hacían con criterios políticos, pero no astronómicos, como determinar el día de pagar a la servidumbre, y se hacía mal uso del reajuste, para prorrogar cargo de un funcionario, adelantar o retrasar votaciones.

El año empezaba a finales de marzo (martius), del dios de la guerra, Marte, que era el primer mes de primavera, cuando se decidían las campañas militares del año. Los meses iban desde martius hasta februarius

El calendario juliano es el antecesor del calendario gregoriano y se basa en el movimiento del sol para medir el tiempo. Desde su implantación en el 46 a. C., se adoptó gradualmente en los países europeos y sus colonias hasta la implantación de la reforma gregoriana, del Papa Gregorio XIII, en 1582. Sin embargo, en los países de religión ortodoxa se mantuvo hasta principios del siglo XX: en Bulgaria hasta 1917, en Rusia hasta 1918, en Rumania hasta 1919 y en Grecia hasta 1923. A pesar de que en sus países el calendario gregoriano es el oficial, hoy en día las iglesias ortodoxas (excepto la de Finlandia) siguen utilizando el calendario juliano (o modificaciones de él diferentes al calendario gregoriano).

El calendario gregoriano es un calendario originario de Europa, actualmente utilizado de manera oficial en todo el mundo. Así denominado por ser su promotor el Papa Gregorio XIII, vino a sustituir en 1582 al calendario juliano, utilizado desde que Julio César lo instaurara en el año 46 a. C. La reforma del calendario fue estudiada y realizada por los matemáticos de la Universidad de Salamanca, que presentaron al Papa la propuesta definitiva.

.

abraxas1
Abraxas

Por remontarnos un poco a la historia, el 25 de Diciembre no aparece por ninguna parte en la Biblia. Nada, cero, vacío… nemo que dirían otros… Rolling Eyes

Luego de alguna parte habrá salido el 25 de Diciembre funfunfún, ¿verdad?

Pues sí. Aunque en el 204 el antipapa San Hipólito dijo que Jesús habría nacido el 25 de Diciembre, los primeros documentos en referirse al 25 de Diciembre lo hacen en Constantinopla, bajo el obispado de San Gregorio, casi 400 años después de “Xto”. Recordemos que allá por el 300ypico, fue también por aquellos lares, en Nicea, bajo Constantino, donde se decidió a mano alzada la divinidad de Jesús, la Trinidad y demás dogmas de Fe y se proclamó el Credo Niceo, que es el que hoy se reza en la Misa, pues hasta entonces los cristianos estaban un poco desperdigados al respecto de qué creer y qué no creer…

Sigamos con más curiosos datos.

Los romanos veneraban a Saturno, Dios de la agricultura, allá por el 17 de Diciembre, intercambiaban regalos y hacían durar las Saturnalias hasta el solsticio de invierno, 21 de Diciembre, que por aquellas fechas, según el calendario Juliano, caía…oh..ah..caramba…en el 25 de Diciembre de nuestros días.

No se vayan todavía, que aún hay más.

En el año 207, el emperador Aureliano declara la Sol Invictus como la religión romana oficial, basada en el culto al Dios del Sol persa…Mithras. Y celebraban su nacimiento coincidiendo de nuevo con el solsticio de invierno…que también caía en…redoble…el 25 de Diciembre. Funfunfún.

Sigamos, sigamos.

Tanto Constantino -el citado- como el anterior, Diocleciano, practicaban la religión Sol Invictus, celebrada el 25D, hasta que Constantino tuvo una visión mística en el cielo y se convirtió al cristianismo.

Sólo Mateo y Lucas se refieren al nacimiento de Jesús. Marcos y Juan, ni por la patilla.

Las primeras autoridades de la iglesia cristiana observaron con terror cómo los romanos que se habían convertido al cristianismo persistían en celebrar la Saturnalia. Entonces optaron por conferirle al 25 de diciembre un significado cristiano, y finalmente transformaron el festival pagano de la Saturnalia en un festival cristiano, que festejaba el advenimiento de Jesús. Este festival se celebraba desde el final de diciembre hasta el comienzo de enero.

Los primeros cristianos no le conferían importancia alguna al día en que Jesús había nacido. En particular, según ellos, si Jesús había sido divino, entonces realmente no había nacido. Inclusive Orígenes, sabio alejandrino del Siglo III, y Padre de la Iglesia, creía que era pecado celebrar el nacimiento de Jesús. Algunos cristianos admitían que Jesús había nacido el día en que el profeta Juan lo había bautizado. El día del bautismo se celebraba el 6 de enero, o día de la Epifanía, que también era el día en que, en Alejandría, se celebraba el nacimiento de la diosa Osiris. Finalmente la iglesia dictaminó que Jesús había nacido; pero con calidad divina. Surgió, entonces, el interés por celebrar el día del nacimiento de Jesús, aun si nadie sabía cuál había sido ese día, ni el lugar preciso en que había nacido.

El 29 de Octubre escuché el primer anuncio navideño en la radio. Por aquí en Londres, este año han encendido las luces en Regent Street el 5 de Noviembre. Y en Oxford Street, la calle más comercial, el 15.

Sólo aquí en el Reino Unido, el gasto navideño asciende a unos 3 billones de las antiguas pesetas.

Según el CIS, un 48% de los españoles se declara católico. Según Hacienda, un 29% de las declaraciones marcan la casilla de la Iglesia Católica. Y menos de un 12% va regularmente a misa los domingos.

El 98% celebra la Navidad.

Número de niños españoles menores de 5 años que recibirán regalos: 1.9 millones.
Número de niños subsaharianos menores de 14 años que tienen SIDA: 1.9 millones.

Coste medio navideño por familia: 1200 euros.
Coste de una terapia retroviral durante 1 año: 120 euros.

Según UNICEF, durante estas fiestas del mes de Diciembre, en todo el mundo, más de 1.2 millones de niños menores de 5 años morirán de malnutrición, carencia de agua potable, diarreas y enfermedades por no estar vacunados.

¡¡¡FeliZ no-cumpleaños!!!

.