e-Media

CD 1:

Luz de luna (Bulerías)/ Donde la voz corre y vuela (Bulerías por Soleá)/ En la cárcel yo me vi (Martinete)/ A los muertos y a los vivos (Martinete y Debla)/ Caños de Puerta Puchena (Tarantos)/ Campiña de Andalucía (Tientos)/ El pare y el hijo (Tangos)/ Los mineros se quejan (Livianas)/ El penal de Cartagena (Cartagenera)/ A mi no contarme penas (LA Caña)/ Con tristeza y con locura (Malagueña)/ Soy hombre de tierras duras (Serrana y Verdial )/ El monte por la ciudad (Rondeñas)/ A la mancera agarrao (Bamberas)/ Los mandamientos son diez (Fandangos).

CD 2:

Andaluz de paso lento (Soleá)/ Porque vivo a mi manera (Soleá de Alcalá)/ Que bien “criao” está el trigo (Soleá por Bulerías)/ Por aquella ventana (Seguiriyas)/ No quiero cadenas (Seguiriyas del Loco Mateo)/ Los dos trabajan en la tierra (Tarantas)/ Al del campo lo desprecia (Soleá de Triana)/ Soy hombre que abro camino (Soleares)/ Se apaga la luz (Seguiriyas)/ Al árbol lo bamboleo (Malagueñas)/ No es que yo esté en rebeldía (Fandangos naturales)/ Sus hermanos lo devoran (Fandangos).

CD 3:

Calaña ya no es Calaña (Fandangos de Calaña)/ El canto de la perdíz (Fandangos de Alonso)/ Se la hora por el sol (Fandangos de Huelva)/ Con el sudor de tu cuerpo (Fandangos de Lucena)/ Siempre dándome castigo (Fandangos grandes de Gloria)/ Me sorprendió la tormenta (Fandangos de Pérez de Guzmán)/ Las Delgadas, Huelva (Fandangos de los Mineros)/ Labrador de tierras altas (Fandangos viejos)/ Es la que me dio la vida (Fandangos de Palanca)/ A las claritas del día (Fandangos naturales)/ Andalucía que mal vives (Fandangos)/ Calaña, viva Calaña (Fandangos de Calaña)/ A mi me llaman Cabrero (Fandangos de Alonso)/ Se levanta al salir el sol (Fandangos de Huelva)/ Yo quisiera construir (Fandangos viejos)/ Que se convierte en locura (Fandangos)/ Tu verdeando aceitunas (Fandangos de Huelva)/ Todo aquel que mira atrás (Fandangos viejos)/ En la soledad del monte (Fandangos de Alonso)/ Los locos buscando guerra (Aires de Huelva).

Cuando el dilema se execede más allá de los límites de su dimensión.

 

 

 

Cuando el dilema se execede más allá de los límites de su dimensión.
Cuando la única pieza que le falta al puzzle no soy yo.

 

 

A uno de enero de dos mil quince.

A la élite mundial:

En nombre, fnordiano, de quien no desea pronunciar su nombre jurídico (fiscal o nacional) o religioso. Censos todos muy largos.

Declaramos que en el día de hoy:
– … no descendemos del retiro espiritual en la cima de una montaña gritando, enloquecidamente: «¡Dios ha muerto, Dios ha muerto!»
– … no iniciamos guerra asimétrica apareciendo desde la selva y tomando por las armas un buen puñado de ciudades en poder, conquistadas por el imperio.

Además, declaramos, extensivo al próximo año:
– Nuestra declaración de intenciones se ciñe entorno al monosílabo: «» y la relación de igualdad cabal y cabalística existente entre los números 93 y 23.

Y para que así conste, enviamos la presente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s