Fruta prohibida

El día 30 de septiembre del año 1888 es para Nietzsche el último día del Cristianismo y el primero de una Nueva Era:

. . . . . . . . ……….. . . . . . . . . .. . . . . . . ……….. . . . . . . . . .

Nietzsche escribió:
LEY CONTRA EL CRISTIANISMO
Dada en el día de la salvación, en el día primero del año uno (el 30 de septiembre de 1888 de la falsa cronología)
Guerra A Muerte Contra El Vicio: El Vicio Es El Cristianismo.


. . . . . . . ……….. . . . . . . . . . .. . . . . . . . . ……….. . . . . . . .

¿Qué acaba con esta proclama?
El objetivo es realizar una impugnación del monoteísmo que permita abrir camino hacia un nuevo orden ético político despojado de toda alusión a una trascendencia.

Catorce siglos antes de la era cristiana, Akenatón, instaura el Monoteísmo:
______

Onfray define tres tareas para la ateología. La primera es la deconstrucción de los tres monoteísmos:
______

Jesús es más un personaje conceptual -una construcción que condensa la histeria y la aspiración mesiánica de la época- que un hombre real, y su papel en la historia sólo se torna significativo “cuando se convierte en el rehén de Pablo”.

______

¿Pruebas para no-salir del Laberinto?
Pablo —que fue el fundador, el organizador y el primer gestor de la multinacional eclesiástica (o sea: el hombre que proyectó la figura y la doctrina de Jesús mucho más allá de las fronteras de Israel)— tenía ante sí, en el ámbito del Mediterráneo y de sus regiones aledañas, una situación religiosa que se caracterizaba por la feroz competencia existente entre los distintos credos. Los cultos mistéricos—y sobre todo, entre ellos, el de la diosa Isis— brindaban a sus seguidores la certeza de la inmortalidad del alma, lo que constituía una novedad absoluta respecto a la oferta de las religiones anteriores. Consecuencia impepinable: había que llegar más lejos —Pablo lo comprendió en seguida—si se aspiraba a arrebatar, como en efecto sucedió, parte de esa clientela (si no toda) a los hierofantes de los misterios paganos.

Y para ello, en principio, sólo existía una fórmula: prometer a los posibles catecúmenos no sólo la inmortalidad del alma, sino también la del cuerpo.

Así, como una ramplona cuestión de marketing, pudo surgir la idea de lo que andando el tiempo se convertiría en dogma simultáneo de la resurrección carnal de Cristo y de todos los mortales.

Onfray escribió:
Por ello es justamente Pablo quien, como mentor de la máquina religiosa cristiana, se hace acreedor de los más duros ataques por parte de Onfray. Así, el filósofo afirma que “incapaz de poder llevar una vida sexual digna de ese nombre, Pablo decreta nula y sin valor cualquier forma de sexualidad para él, sin duda, pero también para todos […] El odio a sí mismo se transformó en un inmenso odio al mundo y a todo lo que constituía su interés: la vida, el amor, el deseo, el placer, las sensaciones, el cuerpo, la carne, la alegría, la libertad, la independencia y la autonomía”.

Sustancioso juego y jugo el que da el tema del fruto prohibido el cual se ha exprimido elocuente y brillantemente. Juan_Peregrino escribió…:

El jardín del Edén es el ser humano y en él habitan el hombre, Adán, y la mujer, Eva. El hombre y la mujer representan el cerebro, el hemisferio izquierdo y derecho respectivamente, la razón y el sentimiento, la lógica y la intuición. En el centro del jardín están el árbol de la vida y el árbol de la ciencia del bien y del mal.

El árbol de la vida simboliza la inmortalidad y sería en el cuerpo humano la columna vertebral que daría vida a todos los demás árboles del jardín: las partes sensoriales del cuerpo. De todos los frutos de los árboles del jardín estaba permitido comer, pero del árbol de la ciencia del bien y del mal, o sea, del sexo no estaba permitido. En la espina dorsal está enrollada la serpiente -kundalini- es decir, la energía sexual que es el más sutil y astuto de los animales del campo; el más costoso de vencer, en el que más fácil se cae bajo su influjo de entre todos los impulsos del cuerpo. Así Eva, la emoción, fue seducida por la serpiente…

______
LILITH DE MICHELANGELO

Por lo dicho, el árbol de la ciencia del bien y del mal son los órganos sexuales, su fruto abre los ojos al mundo fenoménico. Cuando se prueba el fruto de este árbol se veta el del árbol de la vida, y cuando éste (se supone) se podía probar, el otro, el sexo, estaba prohibido.

Anuncios

Autor: Encargado del contenido online de la nonata editorial e-Artesanía

A uno de enero de dos mil quince. A la élite mundial: En nombre, fnordiano, de quien no desea pronunciar su nombre jurídico (fiscal o nacional) o religioso. Censos todos muy largos. Declaramos que en el día de hoy: – … no descendemos del retiro espiritual en la cima de una montaña gritando, enloquecidamente: «¡Dios ha muerto, Dios ha muerto!» – … no iniciamos guerra asimétrica apareciendo desde la selva y tomando por las armas un buen puñado de ciudades en poder, conquistadas por el imperio. Además, declaramos, extensivo al próximo año: – Nuestra declaración de intenciones se ciñe entorno al monosílabo: «Mú» y la relación de igualdad cabal y cabalística existente entre los números 93 y 23.